Musaka. Las recetas

Cómo hacer musaka

Musaka rápida

El ritmo de vida que llevamos a veces no nos permite estar demasiado tiempo en la cocina, pero tener poco tiempo no quiere decir que tengamos que comer mal. Se pueden hacer un montón de recetas diferentes de una forma rápida y aún así seguir comiendo de manera saludable como.

Por ello vamos a compartir con todos vosotros y vosotras la receta de la musaka, un plato de origen griego pero que hoy en día se consume en todo el mundo, es muy sencillo de hacer, asequible y el sabor es verdaderamente excelente.

Musaka rápida

Para elaborarla necesitaréis:

  • 300 gramos de carne picada (ternera y cerdo)
  • Una berenjena grande.
  • Una cebolla.
  • 2 patatas medianas.
  • 1 tomate grande.
  • Un envase de bechamel..
  • 2 dientes de ajo.
  • Queso rallado (el que más nos guste, pero que funda bien).
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal, pimienta negra recién molida y orégano (a discreción)

Modo de elaboración

En primer lugar lavaremos bien toda la verdura y picaremos la cebolla, la cual pocharemos en una sartén con un chorro de aceite de oliva. Después incorporaremos los dientes de ajo picados.

Mientras, cortaremos unas rodajas de la berenjena, echaremos un poco de sal y dejaremos que suden sobre un plato con papel absorbente.

En una cazuela con abundante agua pondremos a cocer las patatas y por otro lado pondremos la carne picada en un bol y le añadiremos orégano, sal y pimienta y el tomate cortado en trozos muy pequeños, lo mezclaremos bien e incorporaremos a la sartén con la cebolla ya pochada y el ajo.

Dejaremos que se vaya haciendo poco a poco para que se evapore el agua de la carne, pero iremos removiendo para que todos los sabores se mezclen bien entre ellos.

Una vez cocidas las patatas las pelaremos y cortaremos en rodajas un poco gruesas (medio centímetro o menos, pero procuraremos que no se partan). Ahora en un recipiente cuadrado hondo lo engrasaremos un poco con aceite y colocaremos una capa de berenjena, otra de patata y una de bechamel.

Sobre la capa de bechamel echaremos la carne picada con el tomate, la cebolla y el ajo y repetiremos de nuevo capas hasta finalizar en una capa de bechamel sobre la que echaremos un buen puñado de queso rallado. Pondremos el horno a 180 grados y la meteremos unos 15 minutos aproximadamente y ya estará lista para servir.

Consejos

Normalmente la musaka se hace con carne de cordero, por lo que si queremos seguir la tradición se podrá hacer de esta forma o incluso con carne picada de pollo, dándole un sabor muy diferente.

Si queremos un toque especial podemos echar vino blanco a la carne cuando se esté haciendo, pero debemos procurar que se evapore el alcohol.